Saltar al contenido

LA «MOTO VOLADORA» DE LAZARETH

La «moto voladora» de Lazareth, a diferencia de otras, si es una verdadera moto, que además vuela.

Desde hace algún tiempo, se han presentado ingenios mecánicos, tipo dron, con estructura parecida a una moto, capaces de volar y que pueden llevar a una o dos personas.

El francés Ludovic Lazareth, considerado como uno de los alumnos aventajados de Franco Sbarro, sí construyó una auténtica moto voladora, capaz de circular por carretera y por aire.

Gracias a sus 4 turbinas, la Lazareth LMV496, tiene la capacidad de elevarse cuando se convierte en dron.

Este francés de 55 años ha dedicado infinidad de horas de su vida a crear máquinas sorprendentes, extremádamente exclusivos (generalmente dotados de enormes motores) en su taller de Annecy, situado en los Alpes franceses.

Con toda probabilidad su proyecto más notorio sea la moto voladora LMV496. Este proyecto propulsado paor un potente motor Lamborghini V8 de 470cv para circular por carretera, dispone de cuatro ruedas (d9os delante y dos detras, pegadas).

Las ruedas se elevan para posicionarse horizontalmente, adquiriendo la forma de un dron, solo con apretar un botón.

Cada una de las ruedas dispone en su buje de una turbina, que tienen la capacidad de elavar la LMV496, permitiendo efectuar 10 minutos de vuelo. Como complemento de seguridad, cada rueda tiene integrado un paracaidas….

En el caso de que estuvieras interesado en adquirir una de estas motos, el precio de este invento supera el medio millón de €uros.

Parada de la producción

Por desgracia para los elitistas clientes de Lazareth, este artesanal constructor ha comunicado en sus redes sociales que, «por motivos múltiples» debe parar la producción, tánto de la LMV496 como de la LM847 (similar a la 496 pero sin la capacidad de volar).

En palabras de Ludovic Lazareth: A mis 55 años es hora de hacer una pausa y me veo obligado, por múltiples motivos, a anunciar el cierre del taller. Sin embargo, el espíritu que impulsa a Lazareth Auto Moto está intacto, vivaz, conquistador al igual que mis ganas de crear en un nuevo formato por definir».

«Quiero dar las gracias de corazón a todos los que me han acompañado durante este primer cuarto de siglo: mis padres y su apoyo incondicional, mis familiares y seres queridos, que me animaron día a día; mi equipo, mis clientes, mis proveedores y socios técnicos, los servicios de certifdicación, los periodistas y fotógrafos que dieron visibilidad a mi trabajo, todos aquellos, incluidos miles de fans, que me dieron alas y me permitieron vivir un sueño despierto.

Más ingenios del motor en nuestro Blog «Moto del día«

Por favor acceder para comentar.